Programa electoral para el Rectorado de la UAM

Nuevas Ideas, Nuevas Formas Y Nuevas Personas

Transparencia y participación

Es tiempo de cambiar las formas, construyendo un gobierno abierto, participativo, transparente y flexible. ¡Queremos una UAM transparente y participativa! Ahora no lo es.

La transparencia administrativa es un bien político, organizativo y económico. Por eso queremos que el gobierno de la UAM sea más transparente. Una transparencia que debe proyectarse hacia el exterior, potenciando el Portal de Transparencia de la UAM, y que debe ser total hacia el interior, habilitando un acceso libre y directo a la información a la comunidad universitaria.

También creemos que la UAM debe acercarse a las necesidades de la comunidad universitaria, abriendo nuevos canales de comunicación con nuestros estudiantes e introduciendo un porcentaje de presupuesto participativo anualmente.

Un gobierno más simple y eficiente

Estamos sobrecargados de reglas y procedimientos. El funcionamiento cotidiano de la UAM está lastrado por una gran cantidad de reglas, instrucciones, orientaciones, controles, informes previos y aprobaciones encadenadas. Debemos construir un gobierno más simple y eficiente.

Es preciso eliminar las duplicidades, identificando con precisión las competencias de cada órgano universitario. Y debemos generalizar buenas prácticas, que eliminen los requerimientos continuos de información a los profesores; que creen una UAM transparente y eliminen la participación en órganos colegiados de carácter meramente informativo y no decisorio; que faciliten la toma de decisiones; y que refuercen el control ex post de actividades, simplificando su puesta en marcha inicial. Con esa finalidad creemos que hay que gestionar cerca, desconcentrando funciones centralizadas en la actualidad en el Rectorado, y establecer convenios-programa para financiar a nuestras unidades organizativas.

Un equipo cohesionado en torno a las ideas

El ciclo que se abre ante nosotros exige nuevas ideas, nuevas formas y nuevas personas. El 50 aniversario de la UAM nos invita a un relevo programático y generacional en el gobierno de la Universidad.

El eje de la candidatura electoral es un programa extenso y profundamente renovador. Es la propuesta conjunta de un grupo de profesoras y profesores de los distintos centros de la UAM, todos nosotros ilusionados con el objetivo de hacer de la UAM una universidad excelente, innovadora y abierta. Los autores del programa estamos comprometidos con su contenido y -si así lo quiere la comunidad universitaria- listos para llevarlo a cabo. En la tarea de gobierno incorporaremos, además, a compañeras y compañeros de otros centros también comprometidos con los objetivos de renovación de nuestro programa.

Estabilidad profesional y atracción de talento

La UAM cuenta con un profesorado muy capacitado, pero no se han generado dinámicas que ilusionen e incentiven a investigar y enseñar mejor. Es preciso crear un nuevo contexto organizativo en el que se reconozca y valore el trabajo de nuestros docentes e investigadores.

Con esa finalidad deben establecerse criterios objetivos y estables que garanticen una carrera académica previsible y han de fijarse incentivos retributivos que premien a quienes destacan en investigación o docencia. Todo ello mediante un sistema de evaluación sencillo, que tenga en cuenta los resultados actuales y que considere por igual a todos los profesores y profesoras con independencia de su categoría profesional.
Esta promoción de estabilidad ha de combinarse con la atracción de talento externo que refuerce y renueve nuestras capacidades y objetivos.

Estudiantes creativos e innovadores

Nuestra sociedad demanda una capacidad constante de adaptación e innovación. Por eso queremos que nuestros estudiantes estudien lo que verdaderamente les interesa a precios verdaderamente asequibles, tanto en el grado como en el posgrado.

Para ello creemos que hay que apostar por itinerarios académicos más flexibles, que fomenten la interdisciplinariedad y la creatividad. Asimismo, hay que crear una red de orientación y asistencia para nuestros estudiantes, con estudiantes que ayudan a estudiantes y con un papel más activo en la orientación, tanto en el ámbito académico como profesional.
Además, la Universidad debe actuar como un motor para la creación de start-ups, que sean una manifestación de la capacidad de innovación de nuestros estudiantes.

Gestión profesional de la UAM

En la UAM contamos con buenos y buenas profesionales, pero están incardinados en una doble estructura –funcionarios y laborales- que dificulta la gestión. Hay que reforzar la plantilla funcionarial, desburocratizar nuestros procedimientos y mejorar el uso de nuestros recursos.

Para lograr estos objetivos hay que promover la especialización y movilidad funcionales. También hay que diseñar carreras profesionales a largo plazo, que incentiven a nuestro Personal de Administración y Servicios. Carreras que deben proyectarse, de un lado, en sentido vertical, incrementando la profesionalización de la gestión de la investigación y de aquellas tareas de dirección pública que han de estar en manos de profesionales y no del profesorado; y, de otro lado, en sentido horizontal, de acuerdo con la formación y trayectoria de los empleados públicos.

Más y mejor investigación

La investigación ha sido tradicionalmente una seña de identidad de la UAM, pero otras universidades crecen en investigación en una progresión mucho más alta que nosotros. Creemos que hay que crear un nuevo contexto organizativo que reconozca y potencie la investigación.

Para ello hay que construir una carrera investigadora propia de la UAM, que complemente la regulación de la LOU incentivando la investigación. También es preciso potenciar estructuras organizativas estables y eficientes para la investigación, que cuenten con recursos asignados mediante convenios-programa. Y debemos profesionalizar la gestión de proyectos en toda la UAM de forma desconcentrada.

Asimismo debemos optimizar nuestras infraestructuras, potenciando la captación de fondos públicos para su mejora y creando una red de gestión de los servicios científico-técnicos.

Un campus habitable, sostenible y saludable para todos

La UAM debe ser una Universidad saludable, sostenible, habitable y abierta al mundo. El campus no sólo es un espacio físico: es un entorno social compartido a través del cual se promueven y se potencian los grandes objetivos de la universidad.

Las acciones que se adopten con esos objetivos deben realizarse con un enfoque integral. La promoción del deporte, la dieta saludable y la calidad de vida han de ser prioritarios en el campus. La Universidad debe liderar el cambio hacia una sociedad sostenible, fomentando el reciclaje, el transporte público, el consumo responsable y las energías sostenibles. Además, debe ofrecer un espacio habitable, abierto al mundo, que facilite la difusión del conocimiento y la cultura, la reflexión así como el esparcimiento y la diversión. Para ello hay que mejorar los servicios del campus, la accesibilidad, impulsar las actividades culturales abiertas y hacer de la internacionalización la regla y no la excepción.